sábado, 17 de noviembre de 2018

El gorrión de colores.

   Natalia Olmedo  | Autopublicado | 276 págs | Español | 0.99€ [Digital] | 8.49€ [Papel] | Español | Comprar aquí
Martín ríe, llora, ama.
Martín intenta salir adelante a pesar de los golpes que le da la vida.
Y para ello se sirve de sus dos pasiones: la pintura y el amor que siente por Julia.
Momentos duros, de dolor y tristeza entre humo y bombas le pondrán a prueba en la aventura de su vida.
Pero la ilusión y la esperanza le harán resistir.
¿Encontrará Martín la felicidad?
¡Descubre esta bonita historia de amor en la que un gorrión de colores es la pieza clave!
Como ya sabe la gente que me sigue por Facebook, mi unión con  Natalia Olmedo es más que estrecha. Leo todo lo que escribe porque simplemente me parece maravillosa, sin embargo, como con todos los autores, hay libros que gustan más que otros y hoy os vengo con el que, para mi gusto, es el mejor libro de la autora. No me entretengo mucho y os dejo con esta reseña que tantas ganas tenía de hacer.

'Ella sonrió y a su hijo se le aguaron los ojos. Los apretó fuerte para no dejar escapar ninguna lágrima. No quería que lo viera triste, no quería que lo viera débil. Tenía que ser fuerte por los dos. Se acordó de las duras palabras de su padre, grabadas a fuego en su
interior'.

Voy a empezar comentando la trama de la novela, pues me ha resultado fascinante. He de decir que, para Natalia, era todo un reto ya que ella no tenía ninguna novela del género. Para mi sorpresa, se ha desenvuelto como pez en el agua y ha sabido crear una novela maravillosa. Se me hizo muy amena y me encantó leer este libro, que por cierto, lo he hecho dos veces de tanto que me gusta y estoy deseando tenerlo en papel. En toda la historia gobiernan un gran número de giros argumentales que le dan vida, aunque no  le falta, a esta obra. Está relatada en tercera persona y he decir que hacía tiempo que no leía algo con un narrador así, no porque no me guste, sino porque no suelo encontrarlo últimamente en lo que leo. A pesar de no estar acostumbrada a ello, no se me ha hecho nada tedioso, podría decir que casi en ningún momento. Sus páginas envuelven un alto nivel de sentimientos, pasas de la emoción al amor y la furia en cuestión de minutos. Vives con la historia que la autora relata, haciendo que no puedas parar de leer.

Prosigo la reseña hablando de los personajes con los que he de decir que he conectado desde, prácticamente, el principio. Algunos me han resultado más agradables que otros, puesto que, si leéis la novela, entenderéis que no son todo de total agrado. Todos ellos son redondos, se puede decir con facilidad que cada uno se caracteriza por unas acciones y manera de hablar diferentes. La autora ha sabido diferenciarlos de una manera casi que perfecta y se conocen a todos tanto física como psíquicamente. A pesar de que es un gran número de personajes, en comparación a lo que Natalia nos tiene acostumbrados, ninguno de ellos me resulta de relleno y cada uno tiene su lugar dentro de la historia, ninguno es prescindible al cien por cien.
En lo referente a la estructura de la novela, es algo que también me ha gustado mucho. A lo largo de sus 275 páginas, cuenta con 80 capítulos, por lo que se puede decir que, de media, cada división cuenta con unas tres o cuatro páginas, aunque varía en cada una de ellas. Como se puede dejar entrever, se hace muy ameno de leer. Actualmente, vamos aprisa a todos sitios y no sé vosotros, pero a mí no me gusta dejar un capítulo a medias, por lo que me ha gustado que, por ejemplo, en el metro haya podido leer un capítulo con total tranquilidad de no dejarlo a la mitad. El final no se me hizo precipitado, tampoco la introducción fue lenta, toda la estructura del libro fue correcta y, para mi gusto, adecuada.

'Julia las miró, la repugnancia saliéndole por cada poro ante la presencia de aquellos dos seres nacidos del diablo. Sonrió mostrando una leve sonrisa que decía más de lo que escondía'.

La pluma de la autora es algo a destacar. Si hay algo que pueda caracterizar a Natalia Olmedo es su gran versatilidad. Puede escribir cualquier género que a mí me encantará y a vosotros os dejará con la boca abierta. Es capaz de meterse en cualquier situación, cualquier trama y hacerlo más que bien. A pesar de ser un libro histórico-romántico, el lenguaje no se hace cuesta arriba. Si bien, no utiliza las expresiones a las que nos tiene acostumbrados, pero no utiliza un lenguaje de época complejo que no se logre entender. Natalia siempre deja con las miel en los labios, para que quieras leer más, sentir más, emocionarte más y eso bajo mi punto de vista es digno de admirar, para qué vamos a mentir. Como he dicho en el principio de la reseña, he leído todos los libros que actualmente tiene el mercado, por lo que la manera que la autora tiene de escribir no me ha pillado de nuevas, no obstante, me ha sorprendido la manera de expresarse en esta obra, no porque no sepa hacerlo, si no por cómo lo ha hecho y conseguido.

En conclusión, ha sido un libro cargado de emoción, de sentimientos, de personajes maravillosos y de, por supuesto, amor. De todos los de la autora, para mí, el mejor que tiene y el que más recomiendo. No solo por la manera que Natalia tiene de escribir si no por la trama tan bonita que guardan sus páginas. A pesar de no leer este género con asiduidad, ha sido todo un honor poder leer esta historia.



lunes, 8 de octubre de 2018

Superman tiene los abdominales de espuma.

   Laura Cárdenas | Autopublicado | 310 págs | Español | 4.17€ [Digital] | 12.48€ [Papel] | Comprar aquí
¿Quién puede más el amor o el dolor? Carlota Vega es diseñadora gráfica, es madre y está sola. Su vida hace cuatro años que gira en torno a lo mismo: su hijo. Para él inventa historias que engrandecen la figura de un padre inexistente y que a su vez e inconscientemente la convierten a ella en la víctima ignorante de un pasado complicado. No tiene necesidad de salir, ni de cambiar. Se siente completa y tiene sus necesidades básicas cubiertas: Un hogar, una familia que la apoya, un trabajo que le gusta y unos ojos en los que verse viva. Es feliz. Cree que es feliz. La casualidad de un día cualquiera pone a Pablo en su camino y con él, las imágenes de un pasado traicionero que traen a su presente tanto el amor como el dolor y la seria intención de no querer renunciar a ninguno de los dos.
No conocía a  Laura Cárdenas, ni siquiera había oído hablar de ella. Ha sido en el Encuentro Literario de Romántica organizado en Pilas, dónde he tenido el placer de saber de ella. Cuando llegué y la vi, le pregunté por sus libros y ella, rápidamente, los señaló. Cuando miré dónde apuntaba y leí la sinopsis de su novela, no pude evitar comprarme «Superman tiene los abdominales de espuma».

'Fue como rozar la cobardía que se esconde en el universo de todo valiente, porque aun a sabiendas de que el riesgo existe, es el miedo quién cada vez está más presente'.

Resultado de imagen de madre e hijo tumblrVoy a empezar comentando la trama de la novela. A decir verdad, me ha encantado, de principio a fin. En toda ella hay una gran cantidad de sentimientos. Amor, pasión, amistad, maternidad..., y qué maravilla. Qué maravilla que la autora haya sabido reflejarlo todo en el papel de una manera casi que sublime, sin dejarse nada en el tintero. Nos encontramos ante una historia con pocos altibajos o giros literarios, más bien, podría afirmar que es lineal, que no significa que se haga aburrida ni monótona. Os confieso que hacía unos dos meses que no cogía un libro, no me veía con ganas y Laura me ha devuelto la voluntad de devorar un libro en pocas horas. Es de admirar que, como acabo de mencionar, con una trama sencilla sepa embaucar al lector, haciendo que este no separe la vista de las páginas ni siquiera cinco minutos. Estamos ante una historia con un narrador omnisciente, todo está relatado en tercera persona y, aunque a priori no me guste mucho este tipo de narradores, en esta historia me ha encantado y de hecho, me ha parecido casi que necesario.

Prosigo la reseña hablando de los personajes con los que he conectado muchísimo. He reído con ellos, sufrido, los he amado y los he odiado a partes iguales. Son totalmente redondos, por lo que puedo afirmar que la autora ha trabajado mucho en la construcción de los mismos, ya que cada uno se caracteriza por unas palabras, una manera de actuar o unas decisiones a tomar. Me ha sorprendido gratamente el comportamiento de alguno de ellos. No quiero hacer spoiler, pero en esta novela los papeles están cambiados, no todo es lo que parece ni lo que estamos acostumbrados a ver en cualquier libro. La cantidad de los mismos es la justa y necesaria, no me sobra ninguno, no hay ningún personaje metido con calzador, no hay un gran antagonista. Siento que me estoy repitiendo muchísimo, pero no es un libro convencional, es especial y es por eso por lo que hay que leerlo.


En lo referente a la estructura de la novela, es algo que me ha gustado muchísimo. La verdad es que estoy acostumbrada a una gran cantidad de capítulos y de corta extensión, sin embargo, Laura ha optado por todo lo contrario, ya que en las 310 páginas cuenta con tan solo 13 capítulos, por lo que así, calculando de manera equitativa, cada capítulo cuenta con unas veintitrés o veinticuatro páginas. Al principio, puede parecer una gran cantidad de ellas, pero las divisiones se hacen bastante amenas y no te importa leer un poco más para poner el marcapáginas. La estructura, a nivel general, está genial. El final no se hace precipitado, el principio no es muy lento y no es que haya un nudo que resolver como en la mayoría de los casos, por lo que hace que el libro sea más fascinante aun si cabe.

'Eres la mejor persona que alguien puede tener a su lado y a la vez la que la hace sentir la peor estando al suyo'.

La pluma de la autora es algo increíble. No me esperaba que fuese así. Apostaba por una manera de escribir más juvenil, más desenfrenada, sin embargo, he encontrado ese toque de seriedad que tanto anhelaba en un libro de este género. El lenguaje es muy formal y muy adecuado, a la par que muy fresco y dinámico. No se hace pesado, no usa palabras que estén fuera del alcance del lector y no se hace pesado en ningún momento. Las escenas sexuales, de esas que tanto me gusta hablar, están relatadas de una manera que roza la perfección. No las describe, no sé de qué color son los calzoncillos de él ni si ella lleva tanga o bragas. Sabemos que hay relaciones sexuales por el contexto de la escena, pero no entramos en detalles y yo qué voy a decir de eso... ¡Perfecto! Así mismo, quiero destacar la gran habilidad que tiene Laura para poder hacer escenas y frases preciosas. Si hubiese podido, hubiese subrayado todas y cada una de las frases que me han gustado, pero por primera vez en mucho tiempo, me daba pena estropear las páginas del libro. 

En conclusión, ha sido un libro cargado de emoción, de personajes entrañables con los que conectas desde el minuto uno. Un libro que te enseña muchos valores perdidos de la vida de la mano de Carlota y Pablo. Una novela que recomiendo, así, sin más. Normalmente lo hago para un público en concreto, pero esta vez generalizo. Generalizo porque pienso que todo el mundo tiene que leer este libro para aprender que realmente, quien te quiere espera, lucha, pelea y espera por ti y que, un libro que se salga de los cánones también puede hacer que no despegues de él.