viernes, 8 de febrero de 2019

¿Tú me ves?: La maldición de la casa Cavendish.

   Gemma Herrero Virto | Autopublicado | 404 págs | 16.90€ | Español | Comprar aquí
Algo oscuro pasea desde hace décadas por los pasillos de la casa Cavendish. La gente que ha visitado la mansión habla de ruidos, golpes, voces susurradas, pasos que no proceden de ningún sitio... Algunos cuentan que vieron sombras o que les pareció vislumbrar una figura a lo lejos, alguien escondido que les observaba... Otros sólo se atreven a comentar que sintieron un frío repentino, un aroma a flores muertas, una atmósfera opresiva que les impulsó a huir para no regresar. Sea como sea, todos saben que allí acecha algo oscuro, tenebroso y maldito. Incluso los expertos en parapsicología que la han estudiado desaconsejan la visita a la mansión y la consideran una de las casas más embrujadas de todo Estados Unidos. Al, un joven escéptico que no cree en nada salvo en sus sueños y en su guitarra, se ve obligado a acudir a la mansión para acompañar a su familia, que ha sido contratada para terminar con los extraños acontecimientos que allí suceden. Ante el poder que exhiben los seres que la habitan, se verán obligados a pedirle ayuda a Eli, una joven bruja con el don de ver a los muertos y comunicarse con ellos, don que, hasta el momento, no le ha traído otra cosa más que problemas. ¿Serán capaces de unir sus fuerzas y terminar con la maldición de la casa Cavendish?
No había leído nada de  Gemma Herrero Virto pero las buenas críticas que acechaban Facebook y Amazon incitaron que lo hiciese. Para ser sincera, llevaba dos meses y medio sin leer, no tenía ganas, no me apetecía, y además, no me encontraba con mucho ánimo para seguir con la lectura. Sé que he tenido el blog muy parado, que no he estado por aquí, pero ahora he decidido retomarlo, decisión que por cierto, tomé con este libro. Me gustó tantísimo, lo adoré tantísimo, que me vi en la obligación de contaros qué me ha parecido. 

'Noté que la respiración se le detenía. Supuse que él también estaba asustado y que no tenía ninguna gana de hacer lo que le había pedido, pero debió de notar algo en mi voz que le hizo obedecerme sin rechistar'.

Voy a empezar comentando la trama de la novela. Todo gira en Nueva Inglaterra durante los años ochenta. La ambientación está más que trabajada, no tiene carencias de ningún tipo y es muy fácil poder sumergirte en la historia gracias al gran trabajo que Gemma ha hecho con la documentación. Sientes un enganche total a la trama desde la primera página y es que, a pesar de haber salido de mi zona de confort, me he sentido muy cómoda con lo que he tenido entre manos. No se hace una historia monótona ni aburrida en ningún momento ya que los numerosos giros argumentales de la novela hacen que sea entretenida desde que empiezas y que, por supuesto, no sea nada predecible. Está relatado en primera persona, pero podemos conocer la perspectiva de ambos personajes porque está relatado a dos voces. Como bien sabéis, es algo que me encanta encontrar en las novelas, puesto que me gusta conocer qué sienten y cómo se encuentran cada uno de los personajes sin necesidad de que sea el otro quien lo relate.

Prosigo la reseña hablando de los personajes ya que me han encantado todos y he podido encajar con ellos en todo momento. Puedo afirmar que son completamente redondos y que puedes llegar a conocerlos tanto física como piscológicamente, de hecho, es muy fácil predecir qué decisiones van a tomar o cómo van a reaccionar debido al gran trabajo que la autora ha realizado con su caracterización. Sus actuaciones son acordes con la edad que tienen y siempre me han parecido coherentes todas y cada una de las reflexiones que han tenido. Los protagonistas no se salen de su papel en ningún momento y los secundarios se mantienen al margen, pero aportando lo necesario para completar la novela y todos ellos son los justos y necesarios.
En lo referente a la estructura de la novela, es algo que me ha gustado mucho. Los capítulos no son muy extensos, no son tan breves como estoy acostumbrada a ver en algunas novelas, pero se hace muy liviano. Como siempre digo, cada vez son más preferibles los capítulos de corta extensión puesto que, dentro de una vida tan ajetreada como tiene cualquiera, es mucho más fácil poder poner el marcapáginas a final de un capítulo que te da tiempo a leer en el metro. Sumado a esto, toda la trama está dividida en tres partes desarrollados en tres lugares diferentes, algo que me ha gustado y llamado la atención por partes iguales.

'Un movimiento llamó su atención. Se quedó parado en el camino, preguntándose qué habría sido. Le había dado la impresión de que una sombra pasaba sobre él, ocultando el brillo del sol durante un segundo'.

La pluma de la autora es algo que me gustaría destacar. Todo el vocabulario empleado por Gemma es muy cotidiano a la par que formal y elegante. En ningún momento se hace complicado entender su manera de expresarse puesto que va facilitando el camino al lector.  Es muy directa contando la trama, cosa que echaba de menos ya que, en muchas ocasiones, terminamos enrevesando demasiado lo que queremos contar, olvidándonos de eso precisamente, haciendo que el lector se pierda entre tanta expresión para engatusarnos. Puedo decir que es el primer libro que leo de este género por lo que no puedo afirmar cómo lo hacen otros escritores, pero puedo asegurar sin temor a equivocarme que Gemma lo hace muy, pero que muy bien. Además de todo lo ya mencionado, hago hincapié en que tiene una manera muy descriptiva de contar las cosas y es que gracias a que va describiendo todo con lujo de detalles y sin resultar pesado, podemos llegar a conocer todo lo que rodea a Al y Eli.

En conclusión, ha sido un libro cargado de sentimientos, no solo entre los personajes si no los que a ti mismo te provoca. Una novela con la que pasarás miedo, intriga, emoción y alegría a partes iguales. Sin lugar a dudas, Gemma se ha convertido en una de mis autoras favoritas del género y no dudaré en hacerme con esta saga en papel, que adelanto que son cinco libros en su totalidad y que prometerá dejarnos boquiabiertos.



sábado, 17 de noviembre de 2018

El gorrión de colores.

   Natalia Olmedo  | Autopublicado | 276 págs | Español | 0.99€ [Digital] | 8.49€ [Papel] | Español | Comprar aquí
Martín ríe, llora, ama.
Martín intenta salir adelante a pesar de los golpes que le da la vida.
Y para ello se sirve de sus dos pasiones: la pintura y el amor que siente por Julia.
Momentos duros, de dolor y tristeza entre humo y bombas le pondrán a prueba en la aventura de su vida.
Pero la ilusión y la esperanza le harán resistir.
¿Encontrará Martín la felicidad?
¡Descubre esta bonita historia de amor en la que un gorrión de colores es la pieza clave!
Como ya sabe la gente que me sigue por Facebook, mi unión con  Natalia Olmedo es más que estrecha. Leo todo lo que escribe porque simplemente me parece maravillosa, sin embargo, como con todos los autores, hay libros que gustan más que otros y hoy os vengo con el que, para mi gusto, es el mejor libro de la autora. No me entretengo mucho y os dejo con esta reseña que tantas ganas tenía de hacer.

'Ella sonrió y a su hijo se le aguaron los ojos. Los apretó fuerte para no dejar escapar ninguna lágrima. No quería que lo viera triste, no quería que lo viera débil. Tenía que ser fuerte por los dos. Se acordó de las duras palabras de su padre, grabadas a fuego en su
interior'.

Voy a empezar comentando la trama de la novela, pues me ha resultado fascinante. He de decir que, para Natalia, era todo un reto ya que ella no tenía ninguna novela del género. Para mi sorpresa, se ha desenvuelto como pez en el agua y ha sabido crear una novela maravillosa. Se me hizo muy amena y me encantó leer este libro, que por cierto, lo he hecho dos veces de tanto que me gusta y estoy deseando tenerlo en papel. En toda la historia gobiernan un gran número de giros argumentales que le dan vida, aunque no  le falta, a esta obra. Está relatada en tercera persona y he decir que hacía tiempo que no leía algo con un narrador así, no porque no me guste, sino porque no suelo encontrarlo últimamente en lo que leo. A pesar de no estar acostumbrada a ello, no se me ha hecho nada tedioso, podría decir que casi en ningún momento. Sus páginas envuelven un alto nivel de sentimientos, pasas de la emoción al amor y la furia en cuestión de minutos. Vives con la historia que la autora relata, haciendo que no puedas parar de leer.

Prosigo la reseña hablando de los personajes con los que he de decir que he conectado desde, prácticamente, el principio. Algunos me han resultado más agradables que otros, puesto que, si leéis la novela, entenderéis que no son todo de total agrado. Todos ellos son redondos, se puede decir con facilidad que cada uno se caracteriza por unas acciones y manera de hablar diferentes. La autora ha sabido diferenciarlos de una manera casi que perfecta y se conocen a todos tanto física como psíquicamente. A pesar de que es un gran número de personajes, en comparación a lo que Natalia nos tiene acostumbrados, ninguno de ellos me resulta de relleno y cada uno tiene su lugar dentro de la historia, ninguno es prescindible al cien por cien.
En lo referente a la estructura de la novela, es algo que también me ha gustado mucho. A lo largo de sus 275 páginas, cuenta con 80 capítulos, por lo que se puede decir que, de media, cada división cuenta con unas tres o cuatro páginas, aunque varía en cada una de ellas. Como se puede dejar entrever, se hace muy ameno de leer. Actualmente, vamos aprisa a todos sitios y no sé vosotros, pero a mí no me gusta dejar un capítulo a medias, por lo que me ha gustado que, por ejemplo, en el metro haya podido leer un capítulo con total tranquilidad de no dejarlo a la mitad. El final no se me hizo precipitado, tampoco la introducción fue lenta, toda la estructura del libro fue correcta y, para mi gusto, adecuada.

'Julia las miró, la repugnancia saliéndole por cada poro ante la presencia de aquellos dos seres nacidos del diablo. Sonrió mostrando una leve sonrisa que decía más de lo que escondía'.

La pluma de la autora es algo a destacar. Si hay algo que pueda caracterizar a Natalia Olmedo es su gran versatilidad. Puede escribir cualquier género que a mí me encantará y a vosotros os dejará con la boca abierta. Es capaz de meterse en cualquier situación, cualquier trama y hacerlo más que bien. A pesar de ser un libro histórico-romántico, el lenguaje no se hace cuesta arriba. Si bien, no utiliza las expresiones a las que nos tiene acostumbrados, pero no utiliza un lenguaje de época complejo que no se logre entender. Natalia siempre deja con las miel en los labios, para que quieras leer más, sentir más, emocionarte más y eso bajo mi punto de vista es digno de admirar, para qué vamos a mentir. Como he dicho en el principio de la reseña, he leído todos los libros que actualmente tiene el mercado, por lo que la manera que la autora tiene de escribir no me ha pillado de nuevas, no obstante, me ha sorprendido la manera de expresarse en esta obra, no porque no sepa hacerlo, si no por cómo lo ha hecho y conseguido.

En conclusión, ha sido un libro cargado de emoción, de sentimientos, de personajes maravillosos y de, por supuesto, amor. De todos los de la autora, para mí, el mejor que tiene y el que más recomiendo. No solo por la manera que Natalia tiene de escribir si no por la trama tan bonita que guardan sus páginas. A pesar de no leer este género con asiduidad, ha sido todo un honor poder leer esta historia.