miércoles, 28 de abril de 2021

¡Tengo que leerme esa portada! #3


¡Hola, erizos! Hoy os traigo una de las secciones que más me gustan de mi blog. Se trata de «Tengo que leerme esa portada». Aquí os cuento libros que quiero leer simplemente porque su portada me gustó cuando la vi, o libros que me han hecho leer la sinopsis porque la portada me ha llamado mucho la atención. Recuerda que, si te gusta esta sección y quieres llevarla a tu blog, debes mencionarme. Es una idea original de Mil libros y un té.

¿Alguna vez os ha pasado? ¡Comenzamos!



¡Y ya está todo! Son preciosas, no me digáis que no. ¿Cuál os gusta más de todas? ¿Alguna vez os ha pasado lo mismo que a mí? O... Todo lo contrario. ¿Habéis apartado un libro porque no os gustaba su portada? ¡Os leo

lunes, 26 de abril de 2021

Catedrales.

Claudia Piñeiro | Alfaguara | 330 págs 
18.90€ | Autoconclusivo Español (Argentina) | Comprar aquí
Una adolescente aparece quemada y descuartizada en un descampado. Treinta años después, el crimen sigue sin aclararse y su familia y entorno se han desmoronado.

Hace treinta años, en un terreno baldío de un barrio tranquilo, apareció descuartizado y quemado el cadáver de una adolescente. La investigación se cerró sin culpables y su familia -de clase media educada, formal y católica- silenciosamente se fue resquebrajando Pero, pasado ese largo tiempo, la verdad oculta saldrá a la luz gracias al persistente amor del padre de la víctima.

Esa verdad mostrará con crudeza lo que se esconde detrás de las apariencias; la crueldad a la que pueden llevar la obediencia y el fanatismo religioso; la complicidad de los temerosos e indiferentes, y también, la soledad y el desvalimiento de quienes se animan a seguir su propio camino, ignorando mandatos heredados.
No sabía de la existencia de Claudia Piñeiro hasta que indagué un día por Amazon buscando una lectura acorde con lo que necesitaba en ese momento. De pronto, lo vi, esa cubierta tan impactante y significativa después de leer la novela con una mujer admirando un cristo crucificado en una iglesia. No tuve la menor duda de que sería una buena lectura después de leer la sinopsis, así que lo metí en mi lista de deseos y meses después, para celebrar el día del libro, mi pareja mi sorprendió regalándomelo. 

'Si Dios quiere, sale; si Dios no quiere, no'.

Voy a empezar comentando la trama de la novela. Estaremos en constante movimiento entre Santiago de Compostela y un pequeño barrio de Buenos Aires, Argentina, donde suceden los hechos. No tendremos apenas datos de ambientación, pero en un libro como este, donde lo relevante ha sido los pensamientos de los personajes, no me ha hecho falta en ningún momento. La narración se dará en primera persona, alternando siete partes con siete narradores diferentes. Será a través de la historia de ellos como conoceremos la historia, puesto que no sigue un hilo conductor como tal. Cada personaje cuenta lo que ha vivido con Ana, la chica que aparece descuartizada y quemada en un baldío, y con ellos iremos descubriendo todos los secretos que la chica esconde y la causa de su terrible muerte. Me ha encantado esta forma de presentar la trama, puesto que así he podido conocer todo lo que los personajes pensaban y los secretos que escondían. No tenemos muchos giros argumentales, aunque sí alguno que otro que nos sorprenderá, por lo que se puede calificar de una historia un tanto plana. La autora no marea con un sospechoso u otro, sino que, como ya he dicho, deja que cada quien exprese sus sentimientos  y emociones para que el lector saque las conclusiones que estime oportuno. No por eso considero que la historia sea aburrida, puesto que a mí me ha dejado en vela hasta el final para saber cómo se iba a desarrollar este thriller tan especial y particular, haciéndome dudar muchas veces entre varios de mis sospechosos. Yo creo que lo sorprendente de este libro no es quién lo hace, sino el motivo; un motivo que nos puede parecer alocado, pero que la autora lo trabaja e inculca tan bien desde la primera página que podemos llegar a empatizar y normalizarlo.

Prosigo la reseña hablando de los personajes puesto que, a pesar de que son pocos, me han gustado mucho. No puedo evitar hacer alusión a Ana, porque me hubiese encantado tener una parte donde conocer todo lo que ella pensaba, lo que escondía, sin embargo no creo que sea estrictamente necesario puesto que, de ser así, estoy completamente segura de que habríamos adivinado al culpable y el motivo que detrás se escondía antes de tiempo. Los personajes secundarios son pocos, por no decir ninguno, por eso los principales están muy bien construidos y sabes de buena tinta qué pueden hacer y cómo van a actuar. La descripción física está menos desarrollada, pero no me ha chocado que se realizase así, puesto que, como he mencionado, lo importante de esta novela son los pensamientos y la filosofía que comparten los personajes. No hay protagonistas, cada personaje lo es en su parte correspondiente.
En lo referente a la estructura de la novela,  no puedo dar una extensión clara como siempre hago, porque los capítulos, a pesar de estar enumerados, no siguen un orden. Como he adelantado, tendremos siete personajes que cuentan su historia, por lo tanto, la historia cuenta con siete partes diferenciadas donde encontraremos como máximo tres capítulos. No voy a negarlo, se hacen bastante largos y es complicado dejar el marcapáginas en uno para continuar en otro momento porque terminan siendo bastante extensos. A mí es algo que no me gusta, pero tampoco ha entorpecido el ritmo de lectura puesto que tan solo me ha durado un par de días. En cuanto a la estructura del libro en general, no se me ha hecho muy precipitado, pero tampoco extenso. Creo que hay personajes que, de haberse omitido, no hubiese pasado nada, pero tampoco me ha molestado saber un poco más de ellos, porque le ha dado aún más sentido a la trama.

'Es que mi amiga, por fin, eso había hecho: dejar lo que había sido, irse. Ana estaba muerta'.

Al ser lo primero que leía de ella, era evidente que desconocía la pluma de la autora. Me he quedado con ganas de más, de conocerla en otro ámbito, en otro tipo de novela donde la filosofía y reflexión no tenga tanto lugar sino que la acción vaya marcando el ritmo. En esta novela, tenemos muchísima documentación, no en cuanto a la muerte y a investigación sino a la religión y la filosofía. Según podemos leer en la sinopsis, nos encontramos ante una familia muy católica que no quiere romper con los cánones impuestos por su religión. Es por eso por lo que la autora se introduce de lleno en ello, haciéndote creer que, de verdad, es ella una de esas fanáticas de la gran capacidad que tiene para poder transmitir la sabiduría que ha adquirido, no sé si para este libro o en general. El nivel de narración supera con creces el de los diálogos, no encontraremos muchos a lo largo del libro y los que hay, son narrados de manera indirecta, pero igualmente he leído bastante rápido la novela, por lo que puedo decir con total seguridad que no llegan a ser aburridos ni pesados. Cada personaje tiene algo que esconder, una espiritualidad y creencia que desarrollar  y lo hace a la perfección en cada parte donde es el protagonista. Por último, me gustaría hacer hincapié en que nos encontraremos con un lenguaje latino, no es el castellano hablado en España, sino un español latinoamericano, concretamente argentino. A mí me ha encantado leer algo así por vez primera y la verdad es que no me ha parecido un hándicap para leer el libro.

En conclusión, «Catedrales», ha sido un thriller que me ha fascinado, con muchos datos de religión, filosofía y maneras de ver la vida. Una forma diferente de enfocar un libro de ese género, con menos acción, más sabiduría y un broche final que nos deja boquiabiertos a pesar de barajar desde un principio quién es el culpable. Completamente recomendado para amantes del género, para quienes quieren algo diferente sin salir de una novela intrigante, llena de misterio y secretos.



viernes, 23 de abril de 2021

Minirreseña | Ni una más ~ Violet y Finch.

Miguel Sáez Carral | Ediciones B | 416 págs 
17.95€ | Autoconclusivo Español Comprar aquí
TODOS PIENSAN QUE ES MENTIRA, SOLO ELLA SABE LA VERDAD.

Alma tiene diecisiete años, el pelo castaño, la boca un poco grande y los ojos oscuros.

Tiene dos amigas íntimas, Greta y Nata, un puñado de gente con la que se va de fiesta y el recuerdo de una noche que le gustaría olvidar.

Alma también tiene una cuenta en Instagram (@colemanmiller18, con 950K seguidores), aunque nadie sabe que es suya.

Pero de todo lo que Alma tiene, lo más importante está dentro de la mochila negra que lleva a la espalda. Es algo que va a cambiar su vida en un instante.


«Cuidado, aquí se esconde un violador.»
Es lo que dicen las grandes letras color sangre en la tela que Alma acaba de colgar en la fachada de su instituto.
No conocía a  Miguel Sáez Corral, ni tampoco sabía que había dirigido algunas series españolas que han sido muy vistas en nuestro país. Me interesé por el libro porque lo vi en una publicación de Facebook y, más tarde, me lo encontré por Instagram. El colmo de todo fue que Lola, la administradora de @butterflybookss_ se lo comprase para empezar una LC.

'Esa noche las nubes son de color rojo'.

Voy a empezar comentando la trama de la novela. La verdad es que me ha decepcionado un poco. Tal vez el problema sea que han hecho una campaña de marketing y publicidad muy diferente a lo que hay dentro. Se vende como una especie de thriller donde una chica quiere hacer justicia después de una violación que nadie cree. Sin embargo, todo el libro se centra en la vida de Alma, la protagonista, pecando de ser una trama monótona y aburrida que no se basa en nada más allá que una rutina donde se incluye vida-sexo-drogas e instituto. La violación llega en la última parte del libro y, ni por asomo es lo más importante de la novela porque apenas tiene relevancia. Ni hay una investigación, ni Alma comienza a indagar nada ni tampoco se extiende más allá de las últimas treinta páginas. Creo que se ha querido vender de tal manera para conseguir más ejemplares. Por último, no tendremos ningún dato de ambientación y la narración será en tercera persona desde el punto de vista de muchos de los personajes.

Prosigo la reseña hablando de los personajes, y es que no he conseguido conectar con ellos. Me han parecido aburridos y planos, sin ningún tipo de evolución. No he conocido la personalidad de ellos, ni tampoco de manera física con muchos detalles. 

En lo referente a la estructura del libro, tendremos más de sesenta capítulos, pero la verdad es que se hacen un poco largos. A excepción de los quince últimos, me han parecido demasiado extensos y eso ha hecho que dificulte un poco la rapidez en la que he ido leyendo.

Tal y como he indicado, no conocía pluma del autor y es la parte que más me ha gustado. Me he encontrado con un vocabulario juvenil y familiar que se ajusta muy bien a los personajes. No tiene demasiadas descripciones, sino las justas para poder saber dónde nos ubicamos sin necesidad de estar perdidos ni tampoco abrumados con tanta información. Lo único que sí me ha sobrado ha sido el exceso de escenas sexuales o relacionadas con ellas, puesto que creo que han sido completamente irrelevantes y podrían haberse omitido al no aportar nada a la trama.

En conclusión, «Ni una más» es un libro con una trama interesante, pero mal vendido. Con un título que parece ser interesante a día de hoy, pero que no tiene importancia alguna dentro de la novela y una pluma ágil y justa a lo que podemos encontrar. ¿Lo recomiendo? Si sabes a lo que te enfrentas, sí. Y, como siempre digo, puede que a ti sí te guste, ¡así que no dejes de darle una oportunidad!

 Jennifer Niven | Destino | 400 págs |
14.20€ 
Autoconclusivo Español Comprar aquí
Violet está rota. Finch está roto. ¿Pueden dos mitades rotas reconstruirse? Esta es la historia de una chica que aprende a vivir de un chico que pretende morir; de dos jóvenes que se encuentran y dejan de contar los días para empezar a vivirlos.








No conocía a Jennifer Niven hasta que una amiga, hace muchísimo tiempo, comenzó a leer este libro. En ese momento, no me llamó especialmente la atención, pero poco a poco consiguió llamarme lo suficiente como para querer darle una oportunidad. Fue entonces cuando, por sorpresa, mi mejor amiga me lo regaló por mi cumpleaños y en cuanto he podido, le he dado una oportunidad.

' –¡Damas y caballeros! –grito –. ¡Les doy la bienvenida a mi muerte!
Cabría esperar que dijera vida, ya que acabo de despertar, pero es justo cuando estoy despierto que pienso en morirme.'.

Voy a empezar comentando la trama de la novela. Me ha parecido aburrida y monótona, ya que parecía no ocurrir nada en todo el libro. Algunos opinan que el principio es muy lento, pero luego va cogiendo ritmo. Sin embargo, yo no he visto ese ritmo por ningún sitio y es por eso por lo que me ha costado Dios y ayuda terminarlo. Tendremos una narración desde el punto de vista de Violet y de Finch, consiguiendo saber así las opiniones de cada uno de ellos de primera mano. No habrán giros literarios y, desde el principio, puedes hacerte una idea de todo lo que va a suceder con ellos.

Prosigo la reseña hablando de los personajes, ya que son pocos, pero están bien trabajados. Violet y Finch son dos personas rotas que al final consiguen recomponerse un poco gracias a otra. Yo no he logrado empatizar ni conectar con ellos, y me ha dado rabia que, siendo un libro con tanto sentimiento, no haya podido calar hondo. 

En lo referente a la estructura del libro, no he podido hacer una cuenta de los capítulos porque no están numerados,
pero se me han hecho un poco largos. El ritmo de lectura es lento y el principio también lo es; pienso que debería haber tenido algo más de agilidad para enganchar al lector primero y ya luego desarrollar la trama con más calma. 

Desconocía completamente la pluma de la autora, pero me no me ha terminado de gustar lo suficiente. Estoy segura de que le daré una oportunidad en otro momento, pero ahora mismo tengo demasiadas lecturas pendientes como para hacerlo. Sin intención de repetirme mucho, se me ha hecho bola, me ha costado bastante poder conectar con la lectura. Demasiados sentimientos, descripciones, pensamientos... Necesitaba más rapidez y frescura para que me gustase del todo.

En conclusión, «Violet y Finch» es un libro que podría haberme gustado en otro momento, pero que ahora no ha conseguido conectar conmigo. Le daré otra oportunidad a la autora en otro momento, porque sé que el tipo de historias que escribe pueden gustarme.

miércoles, 21 de abril de 2021

El humor de mi vida.

Paz Padilla | HarperCollins Ibérica | 272 págs 
18.90€ | Autoconclusivo Español Comprar aquí
Nadie nace preparado para morir y muy pocas son las personas que finalmente realizan una adecuada preparación. Somos una sociedad que vive de espaldas a la muerte por puro terror. Rehuimos hablar de ella, nos prohibimos reflexionar sobre ella y negamos por sistema su existencia, por si, de esta manera, logramos evitarla.

Asumámoslo, nacemos, crecemos, asistimos a un sinfín de sitios por compromiso a los que no queremos ir, algunos insensatos nos reproducimos y nos morimos. Esta concepción de la muerte como un proceso natural es algo que tiene muy presente Paz Padilla, quien ha tenido que afrontar en cuestión de meses la pérdida de dos personas irremplazables: su madre y el amor de su vida, Antonio.

A través de la narración de su singular historia de amor, la humorista y presentadora comparte el trabajo personal de aceptación realizado para acompañar a su marido en sus últimos días. El amor se entremezcla con el humor descarado que la caracteriza para hablar de la muerte sin tabúes, sin pelos en la lengua y sin miedo.
Creo que todos (o casi) conocemos a Paz Padilla, más aún si, como yo, sois del sur y la habéis tenido en el canal local durante tanto tiempo. Este año ha sido trágico para todos, pero el 2020 de Paz ha sido un auténtico desastre, desgraciadamente. No solo ha soportado la pérdida de su madre y de su suegra, sino también la del amor de su vida, su Antonio, como ella le llama cariñosamente.

'—¿Va a querer un Lexatin? —me preguntó la enfermera. 
—¿Para qué?, si ya está muerto, ¿no? —contesté señalando a Antonio. 
—No, para usted, me refiero'.

Creo que es el primer libro que reseño de no ficción, así que perdonadme si no lo hago lo mejor que se debe hacer. Comenzaré a hablar del hilo conductor del libro, porque no podemos hablar como tal de una trama. Paz ha querido relatar cómo ha sufrido y vivido el proceso de la muerte de su marido después de que le hubiesen detectado un cáncer de manera repentina. En el libro no solamente se centra en contar cómo ha superado el miedo a la muerte, sino que también, ha relatado cómo conoció a su marido y las anécdotas más graciosas que tenía con él. Me he encantado ve el título de diferentes libros de autoayuda que creo que servirán de ayuda, nunca mejor dicho, a muchas personas que se encuentren en una situación parecida a la de la actriz y presentadora. Eso me ha hecho pensar que Paz sabe de lo que habla, que ha visto y leído todo lo necesario para tener la visión que tiene, pero, lo más importante, es que se puede conseguir de la misma manera que lo ha hecho ella.

En lo referente a la estructura del libro, he de decir que nos encontramos ante algo cortito, con pocos capítulos, pero también con pocas páginas. Son dieciséis capítulos a lo largo de sus 272 páginas, pero la letra es muy grande y los márgenes también, por lo que podría haberse desarrollado sin ningún tipo de problema en la mitad de lo que lo han hecho. Esto significa que cada división cuenta con diecisiete páginas, pero como ya he dicho sobre la maquetación, se hace bastante rápido. El inicio no se hace precipitado, y el final tampoco es aburrido. Comienza con el inicio de la relación de ambos, de cómo surgió esa chispa y termina con el funeral de Antonio, como murió en sus propios brazos, en su cama y con todo preparado para que tuviese un viaje y trascendencia bonita, como era la que según Paz Padilla, se merecía después de su vida.

'Uno no se muere de amor, como se suele decir, se muere si no ama, y para poder morir sin miedo, es necesario amar la vida'.

A pesar de que, como he mencionado, he visto a Paz en innumerables ocasiones, no conocía su pluma. Admito que me esperaba otra cosa, algo más dirigido al proceso de la muerte que a la historia que ha vivido con Antonio, pero creo que lo ha hecho con un fin claro: servir como aliciente para seguir leyendo, sobre todo a las personas a las que se le pueda hacer cuesta arriba el proceso de la muerte de un ser querido. No es un libro para nada técnico, y es que, a pesar de que habla de bastantes libros que guardan relación con la muerte, cómo la vivimos y sentimos, la filosofía de algunos..., lo hace de una manera muy familiar y coloquial, incluso podemos encontrarnos bastantes chascarrillos típicos de la cómica gaditana. A mí me cuesta mucho reírme cuando leo, pero sé que hay bastante gente que se ha partido las costillas con el libro de Padilla. Puede ser que sean redundantes, que a veces pienses que ha abusado de ellas o que no vienen a cuento, pero el público al que va dirigido necesita esa gracia, esos pequeños chistes de cosas tontas para poder en una balanza todo lo que le rodea y así sobreponer la risa y el humor ante cualquier circunstancia. 

En conclusión, «El humor de mi vida», no solamente tiene un juego de palabras en el título bastante bonito, sino que, además, es un libro que, sin querer ser de autoayuda, hace muy bien ese trabajo para personas que se encuentran en el proceso de la pérdida de alguien a quien quieren, como a ella le ha pasado. Completamente recomendable para personas que hayan sufrido algo así; un libro de amor, muerte y humor.


lunes, 19 de abril de 2021

La rama seca del cerezo.

Rafael Salmerón | Anaya | 162 págs 11.40€ | Autoconclusivo Español | Comprar aquí
En Hiroshima, en el año 1945, Ichiro y Masuji juegan en las calles de la ciudad momentos antes de caer la bomba atómica.

En la Hiroshima actual, Sakura, una adolescente con una deformidad en la mano, sobrevive a las burlas de sus compañeros de clase y a la incomunicación familiar, piensa que su madre no la quiere y a su padre, absorbido por el trabajo, apenas lo ve. Aiko, una amiga virtual, vive en otra ciudad y no es fácil que lleguen a conocerse. Su verdadero deseo es convertirse en dibujante de manga, aunque sabe que eso nunca sucederá.

Pero la vida de Sakura da un giro cuando se cruza con el pequeño Tetsuo y con un anciano superviviente del bombardeo de Hiroshima que guarda un gran secreto.

Una emotiva historia de amistad y superación.
No tenía ni idea de la existencia de  Rafael Salmerón, a pesar de que tiene una trayectoria literaria bastante importante. Conocí el libro porque mi amiga y compañera Ainhoa lo subió a sus historias de Instagram y luego, más tarde, lo vi expuesto en la librería de mi ciudad y no pude evitar dejarlo ahí y no traérmelo a casa después de la buena sinopsis que tenía. 

'Esperar en calma a que todo vaya transcurriendo, sin cargarse las espaldas con demasiado peso. Comerse el cuenco de arroz grano a grano. Una florecilla brota en la rama seca del cerezo'.

Voy a empezar comentando la trama de la novela. Esta vez me he ido al continente asiático, y la verdad es que me ha hecho muchísima ilusión, porque es la primera vez (o al menos recientemente) que viajo hasta allí. A pesar de que tengo más libros ambientados en la zona, ha sido este el primero al que le he dado la oportunidad. Tendremos bastantes datos de ambientación, cosa que me ha gustado muchísimo porque, al ser un sitio al que no he ido nunca, me ha dejado completamente maravillada. La narración está contada en tercera persona desde el punto de vista de Sakura e Ichiro, los protagonistas de ambos tiempos en Hiroshima —presente y pasado—. No tendremos grandes giros y es que esta historia se caracteriza por ser una narración donde está presente la superación y la amistad por encima de cualquier caso. Es por eso por lo que, a pesar de que en la sinopsis se plantea un misterio, es algo que el lector conoce desde las primeras páginas y no es un factor sorpresa nada más que para los personajes.

Prosigo la reseña hablando de los personajes puesto que todos ellos me han gustado muchísimo y he logrado empatizar desde el inicio. De un lado, tenemos a Ichiro y Masuji, dos amigos que relatan los instantes previos a la caída de la bomba atómica. A pesar de que se sabe poco de ellos, son personajes que han logrado calar hondo con tan solo pocas páginas. La época actual está compuesta de más páginas y una chica insegura de sí misma por una malformación en su mano derecha que le impide ser todo lo feliz que quisiera. Sin duda alguna, está muy bien trabajados y son lo suficientemente redondos como para llegarlos a conocer en todos los sentidos.
En lo referente a la estructura de la novela, contamos con dos partes diferenciadas, una abarca Hiroshima en 1945 y otra en la época actual —no se especifica año—. A su vez, estas dos partes están integradas por pequeñas divisiones y, en ellas, los capítulos. En total serán treinta a lo largo de sus 162 páginas, por lo que cada una consta de cinco páginas. Esto provoca que el ritmo de lectura sea muy ágil y podamos casi que beber los capítulos, uno tras otro. El inicio y el final llegan en su justa medida y afirmo con rotundidad que son muy emotivos.

'No me dio la oportunidad de disculparme, de llorar sobre su hombro y de olvida era estúpida pelea. Me dejó para siempre su sangre en mi puño, su dolor en mi piel. Me dejó su odio y sus insultos; y mi odio y mis insultos se quedaron también conmigo para siempre. Pero ese siempre se ha terminado'.

Como he dicho al principio, no conocía nada sobre la existencia de este autor, por lo que ignoraba su pluma. He de decir que estaba bastante saturada de los romanes contemporáneos y he decidido probar con otro género dirigido a un público más infantil, pero que a mí me encanta. Me he topado con una pluma ligera, acorde para el público con el que se quiere encontrar, y un vocabulario ameno y sencillo. Si bien es cierto, me esperaba que todo estuviese más simplificado, pero creo que es una fuente de aprendizaje en todos los sentidos. También tenemos muchas descripciones que nos ayudan en todo momento a ubicarnos en las partes claves de la novela, así como una presencia mucho más alta de narración que de diálogo. Hace muy poco uso de esta herramienta, pero a mí no me ha supuesto un hándicap ya que considero que este tipo de novelas, con un toque reflexivo, no se puede dar otra cosa que no sea la que Rafael expresa desde el principio, hasta el final. Por supuesto, y por si no ha quedado claro, es muy fácil seguir su rastro, haciendo que la lectura sea rápida, amena e incluso divertida en ciertas partes.

En conclusión, «La rama seca del cerezo», ha sido un auténtico descubrimiento. Un título con mucho sentido y muy emotivo que me deja con ganas de seguir conociendo al autor. Una pluma impecable y cuidada escondida detrás de una trama ideal y perfecta de superación, amistad y amor por uno mismo. Sin duda alguna, muy recomendable. 


viernes, 16 de abril de 2021

Bilogía Dime si me quieres | Dime si me quieres ~ Esto es para ti.

No sé exactamente cómo conocí los libros de Eva Mayro, pero la verdad es que tenía muchísimas ganas de leerlos. Tengo que admitir que me gustaban muchísimo las portadas, los títulos, la elegancia que transmitían, la promoción que hacía la autora... Así que me animé en cuanto vi que los tenía en oferta por tan solo quince euros con el envío incluido y todo. Lo único que tenía era un pequeño fallo de imprenta que no me ha importado en absoluto para conocer la historia de Brenda y Gianmarco. 


Hoy os traigo una reseña de la bilogía completa de Eva Mayro. Al haberlos leído de manera seguida y en tan poco tiempo, he considerado que era mejor hacerlo de esta manera para todo aquel que busque una opinión general de ambos libros. Antes de empezar, me gustaría recalcar que la autora va a trabajar en una reedición completa de la historia, algo que saldrá próximamente. Según me ha comentado, no habrá cambios sustanciales en la trama, pero sí una revisión ortográfica y de estilo.

' —Dime si me quieres, Brenda'.

Voy a empezar comentando la trama de la bilogía «Dime si me quieres». La historia gira en torno a Brenda y Gianmarco, dos jóvenes que se cruzan en una situación un tanto embarazosa para ella. En ambos libros, tendremos una narración en primera persona, desde el punto de vista de Brenda. Aunque prefiero la narración intercalada, en este libro me ha dado un poco igual, aunque sí que había algunos momentos en los que hubiese gustado saber qué se le pasaba por la cabeza a la otra cara de la historia. Tendremos bastantes giros literarios en la trama, algunos serán esperados, pero otros te dejarán completamente boquiabierta porque no sabrás cómo ha girado tanto la trama para que continúe así. Sin embargo, yo he sabido en todo momento cómo iba a terminar porque puede resultar un poco predecible en lo que la línea romántica se refiere. A pesar de ello, es algo que no me ha resultado un impedimento, porque, realmente, todas las historias con una trama romántica detrás terminan de una manera parecida a pesar de todos los altibajos que pueden sufrir los protagonistas. Por último, pero no menos importante, me gustaría decir que la ambientación no está muy trabajada, pero sabemos en todo momento que nos movemos por Zaragoza gracias a pequeños datos puntuales. 

Continuo la reseña hablando de los personajes puesto que me ha costado un poco conectar con los protagonistas. Sin duda alguna, me quedo con ganas de saber qué ha pasado con Abril y Yera, el hermano y la mejor amiga de Brenda; no negaré que me han suscitado más interés estos dos secundarios que los propios principales. No he conseguido empatizar ni con Brenda, ni con Gianmarco, los he visto un poco superficiales en algunas ocasiones, tomando unas decisiones que no comparto... Esto no significa que los personajes estén mal construidos ni nada parecido, porque, como siempre digo, los personajes no dejan de ser personas que toman, por sí mismos, determinadas actitudes frente a situaciones y, por consiguiente, cada uno lo haría de una manera diferente. Yo, personalmente, no habría hecho lo que hacen ellos, pero los personajes son redondos, llegamos a conocer su personalidad y, además, es bastante fácil poder dibujarlos en nuestras cabezas.

En lo referente a la estructura de las novelas, he de decir que son muy amenas y se leen muy rápido. Tenemos quince capítulos en la primera entrega y dieciséis en la segunda. En «Dime si me quieres», cada división cuenta con una media de dieciséis páginas y en «Esto es para ti» diecisiete. A pesar de que los capítulos puedan parecer largos, contamos con una letra grandecita y un tamaño de página más pequeño del habitual, por lo que es por eso por lo que digo que el ritmo de lectura es muy ágil. El inicio, para mí, fue muy precipitado, mientras que el final ha llegado en su justa medida; tal vez me haya costado sentirme parte de ellos porque todo comienza de una manera atropellada, pero no es más que gusto personal. De hecho, me los he leído en apenas dos días, he aprovechado que tenía tiempo y que, además, me han enganchado a diferencia de otras lecturas que me hacían ir muy lenta.

'Mi vida es maravillosa desde que nos juntó el destino'.

Como he especificado más arriba, no había leído con anterioridad a Eva, por lo que no conocía la  pluma de la autora. Me he encontrado con una narración muy fresca, juvenil, directa y coloquial. Casi que puedo decir que, en lugar de leer, te da la sensación de estar escuchando un libro de boca de tu mejor amiga. Esto es así, gracias a determinadas expresiones que son las que usamos con mayor familiaridad entre amigos o conocidos. Hay un equilibro bastante equitativo entre narración y diálogo, pero es cierto que contaremos con bastantes descripciones, no solamente de los lugares en los que nos encontramos, sino también de los atuendos de los propios personajes, por ejemplo. Esto puede resultar engorroso para algunas personas, pero a mí no me ha molestado en absoluto. Las pocas escenas eróticas que considero que hay están bien relatadas, no son excesivas, ni tampoco muy largas, y están contadas con sutileza, sin que lleguen a incomodar a alguien no afín al género. Para finalizar este apartado, me gustaría hacer hincapié en la evolución que ha sufrido de un libro a otro. Mientras que en el primero encontraba algo más inmaduro, en el otro libro está más pulido y con un margen considerable que hace notar el aprendizaje y avance que ha sufrido la autora.

En conclusión, esta bilogía ha sido entretenida y divertida, con un ritmo de lectura muy ágil y rápido. Ideal para dos tardes de verano, para intercalar entre lecturas más densas o para leer algo que, sin ser nada tedioso, te haga sacar una sonrisa con las ocurrencias de estos dos locos protagonistas. 

miércoles, 14 de abril de 2021

La gravedad que nos atrae.

Brittainy C. Cherry | Chic Editorial | 300 págs 
17.00€ | Serie Los elementos #4 | Inglés | Comprar aquí
Graham Russell es un escritor de éxito, pero está atrapado en un matrimonio infeliz y nunca ha conocido el amor de verdad. Hasta que Lucy, una joven florista, llega a su vida. Poco a poco, la gravedad ejercerá su poder de atracción y Lucy sanará las heridas del pasado de Graham.








Conocí a  Brittainy C. Cherry gracias a mi amiga Esther, la administradora de Rumbo a lo desconocido. Ella había leído libros de la autora antes que yo y me recomendó muchísimo que leyese algo de ella. No dudé de su criterio y me hice con el primer tomo de la serie: «El aire que respira», para ver qué tal me iba. Me encantó la manera que tenía la autora de intercalar romance con drama y me quedé con ganas de más. Fue por eso por lo que tampoco dudé en apuntarme a esta pequeña LC junto a ella y mi amiga Toñi, del blog Viajando a otros mundos.

'Si crees que vas a caer, cae en mis brazos'.

Voy a empezar comentando la trama de la novela. En este caso, no tendremos muchos datos de ambientación, pero sí que he sentido que nos encontrábamos en el continente americano sin necesidad de muchos datos. La narración está contada en primera persona, intercalando el narrador entre Lucy y Graham, los protagonistas. Como siempre recalco, es algo bastante importante, porque así conocemos las idas y venidas de ambos personajes, que os puedo asegurar que son muchas. No tendremos grandes giros argumentales, puesto que se trata de una novela blanca sencilla, sin muchas pretensiones, pero con mucho drama para poder enamorar y hacer que el lector se emocione. Puede que peque de ser algo predecible, porque desde un primer momento y a pesar de que los personajes parecen tener vidas paralelas, sabemos lo que va a pasar. Sin embargo, el toque que le pone la autora la hace diferente y una historia bastante dulce, sin ser demasiado empalagosa.

Continuo la reseña hablando de los personajes ya que todos me han gustado mucho. Es cierto que hay algunos cuyo papel no me he creído del todo, puesto que no podemos encontrarnos en la vida real con dos personas muy inocentes y que su alrededor o el resto sean malvados villanos que quieren hacer la vida imposible a los protagonistas, incluso cuando parecían ser unos corderitos. En cambio, esto se ve bastante equilibrado con el gran trabajo que hace Brittainy para crear a los personajes, completamente redondos; un protagonista rudo y con traumas familiares que conoceremos a través de pequeños flashbacks y una inocente chica que quiere tener, sobre todo, su familia unida.
En lo referente a la estructura de la novela, contamos con treinta y cuatro capítulos, por lo que cada división cuenta con una extensión de ocho páginas que no se hacen, en ningún momento, aburridas o pesadas. El inicio puede ser algo introductorio, porque yo no hacía más que esperar a ver cuándo iban a unirse la vida de los protagonistas un poco más de lo que estaban, pero el final, que llega en su justa medida, parece compensarlo todo.

'Solo porque sonrías y actúes con libertad no implica que la jaula no exista. Solo significa que has bajado tus estándares sobre lo lejos que te permites volar.'.

Conocía la pluma de la autora, porque ya había leído un libro suyo con anterioridad. A pesar de ello, no me acordaba de nada más allá del exceso de drama y su unión con el romance. Después de leer mi propia reseña, corroboro que me he encontrado con la misma perfección a la hora de relatar sentimientos, de hacer sentir al lector lo mismo que los protagonistas cada vez que tienen una toma de contacto. El vocabulario es ameno, directo y sencillo, sin grandes descripciones, pero tampoco dejándote en vilo sobre lo que nos rodea. Algo que me gusta muchísimo de esta autora es el poco uso que hace de las escenas eróticas. Todos sabemos que son necesarias en libros románticos, porque el romance implica sexo de manera irremediable, pero es muy difícil llevarlo con elegancia y sutileza y que se mantenga en segundo plano, como en este caso. 

En conclusión, «La gravedad que nos atrae», vuelve a ser un acierto. Me quedo con ganas de terminar la serie, que lo haré, seguramente, antes de que termine el año. Una novela llena de emociones, de momentos emotivos y con una elegancia y sutileza que la hace diferente al resto, a pesar de no ser demasiado original.