lunes, 8 de marzo de 2021

Minirreseña | El chico que caminaba como John Wayne ~ Tras la pista que me llevó a ti.

Arwen Grey | Ediciones Kiwi | 247 págs | 7,90€ Autoconclusivo Español Comprar aquí
Hace veinte años, Deirdre y Adam tenían toda la vida por delante, y lo arriesgaron para estar juntos. Sin embargo, algo se torció en el momento justo y la magia se rompió, como la cuerda de una guitarra vieja.

Ahora, Adam quiere recuperar su vida, su carrera musical en decadencia y a la mujer a la que abandonó.

Deirdre quiere recuperarse a sí misma y olvidar un pasado que le impide avanzar.

Hay sueños que se rompen, pero hay cosas que se quedan en el alma para siempre.

El primer amor es como una vieja canción country: lenta, caliente e imborrable... Y siempre vuelve a tus labios cuando menos te lo esperas.
Nunca antes había leído a Arwen Grey ni siquiera conocía sus novelas ni su trayectoria hasta que vi que había publicado con Ediciones Kiwi. La portada me llamaba muchísimo la atención y tenía una premisa bastante atractiva. Aunque no soy muy fan de este tipo de reencuentros, creía firmemente que este iba a ser diferente y no me he equivocado al pensarlo. Os cuento un poquito más lo que me ha parecido:

'A veces tenemos que pasar por cosas que no nos agradan, porque por mucho que encajes con una persona siempre habrá algo en lo que no se coincida, nada es perfecto'.

Voy a empezar comentando la trama de la novela. Tendremos numerosos datos de ambientación que lo recibiremos, como me gusta decir, de manera indirecta. Con esto, lo que quiero hacer alusión es que no introducirá así como así los datos, sino que serán esparcidos desde el principio hasta el final con el devenir de la trama. La narración está contada en tercera persona, intercalando la vida de Adam con la de Deirdre; prefiero la primera persona, pero no me ha molestado que la autora opte por lo contrario. No tenemos grandes giros, salvo uno al final que no llega a sorprender, pero no por eso la trama es aburrida sino que se caracteriza por ser plana y centrarse en los personajes cosa que también llega a agradecerse en este tipo de novelas.

Continuo la reseña hablando de los personajes, y es que, aunque podemos conocerlos a la perfección, no sufren una gran evolución. Hay ciertos capítulos narrados años atrás, cuando Adam y Deirdre vivían su mejor momento, pero para mí, salvo la indicación del principio y que, evidentemente, no estaban juntos, me han parecido los mismos personajes. Teniendo en cuenta que había pasado unos veinte años, esperaba alguna evolución. Con esto no hago alusión al trabajo de la autora, porque lo hace muy bien, sino que son personajes que se mantienen en su línea independientemente del tiempo que pase. Siempre digo que no dejan de ser personas con una forma de ser y ver la vida completamente diferente a la persona que lo lee. No he conectado con los protagonistas en ningún momento, y con los secundarios me ha costado un poco, pero están muy bien construidos.

En lo referente a la estructura del libro,
tendremos cuarenta y seis capítulos más epílogo a lo largo de sus 247 páginas, por lo que podemos decir que cada división cuenta con una media de cinco páginas, aunque os puedo decir que no es, ni de lejos, la extensión de todos. Algunos no duran más de un par de carillas y la verdad es que es algo que me encanta porque así se agiliza muchísimo el ritmo de lectura. El principio, a diferencia del final, no se me hizo nada apresurado ni tampoco pecó de introductorio.

Tal y como he indicado, no conocía pluma de la autora y me ha gustado muchísimo. El vocabulario usado es más que correcto y adecuado para el ambiente que nos relata, además de una manera de escribir sencilla y directa con unos toques que la hacen bastante sutil. No tenemos grandes descripciones, pero sí las justas y el nivel de narración y diálogo puede ser equitativo, aunque no por mucho, ya que la narración tiene gran protagonismo en este libro.

En conclusión, «El chico que caminaba como John Wayne» ha sido el primer contacto que he tenido con la autora. A pesar de que se me haya hecho un poco apresurado, ha sido un acierto en toda regla y no dudaré ni un segundo en darle una nueva oportunidad para seguir conociendo su pluma. Una historia de segundas oportunidades, de desamor y amor a partes iguales y de dos almas rotas destinadas a encontrarse.

 Caridad Bernal | Harlequin Ibérica | 301 págs | 8.50€ Autoconclusivo Español Comprar aquí
Él cree que todo está perdido. Ella, que siempre hay esperanza.

Todo parece indicar que la afamada escritora Yolanda Reyes se ha suicidado durante un evento de romántica al que había sido invitada. Pero su amiga y compañera de editorial, María García, no lo cree así.

Para intentar buscar la verdad sobre su muerte, María contará con la ayuda de Sancho Herranz, un reconocido escritor de novela negra que no escribe nada desde hace meses y cuyo carácter y particular humor no les convierte en la pareja de investigadores más afortunada. A ellos se les unirá la colaboración inestimable del negociador Martín Correa, un policía que cambió de forma radical tras un accidente durante una persecución.

Juntos, pero no revueltos, darán con la clave a su singular investigación y podrán cerrar el caso. Algo que significará mucho más en sus vidas de lo que jamás hubieran imaginado. Cambiando su propio futuro, sus sueños y hasta su corazón.

Apta solo para valientes… ¿te atreves?

Una historia con la dosis perfecta (o no) de amor, humor e intriga.

Excelentes diálogos, un secundario magnífico y una trama original y divertida que no decae en ningún momento.
Si sois lectores del blog, ya sabéis que hace poco os traje una entrevista Caridad Bernal En ella, pudimos conocer algo más de esta autora a la que desconocía completamente. Después de recibir el archivo en mi correo y leer las preguntas con detenimiento, descubrí que tenía que leer algo de ella sí o sí. Me decanté por la que más me llamaba la atención, la que según ella era una novela Made in Spain.

'Era inevitable que fantaseara un poco con aquella posibilidad después de leer y escribir tanto sobre el amor'.

Voy a empezar comentando la trama de la novela. Podía hacerme una idea de lo que me podía encontrar, pero ha sido una grata sorpresa ver que estaba ante una trama divertida, con toques de romance, de misterio, de intriga y de humor haciéndola casi una novela única entre todas las que había leído. Siendo completamente sincera, me estaba imaginando actores como Paco León, Silvia Abril, o Jordi Sánchez interpretando todas las locuras que hacían estos personajes. Contaremos con una narración en primera persona intercalada entre los protagonistas, por lo que conoceremos a la perfección todo lo que piensan. Además, tendremos pocos datos de ambientación y algún que otro giro en cuanto a la trama relativa al asesinato y la investigación. Sin embargo, tampoco se profundiza lo suficiente ni se le da la misma seriedad que en un thriller o novela policial, por lo que casi que pasa desapercibido.

Prosigo la reseña hablando de los personajes, ya que todos me han parecido muy correctos y redondos. Creo que Caridad ha trabajado bien sobre ellos, creándole una personalidad y unos miedos característicos. Hay pocos personajes secundarios, pero sí los suficientes como para entender la trama. No hay una gran evolución en ellos, pero la historia trascurre en poco tiempo, por lo que es completamente innecesario.

En lo referente a la estructura del libro, tenemos treinta y un capítulos en sus 301 páginas, contando con prólogo. Esto quiere decir que cada división cuenta con, aproximadamente, diez páginas. No puedo guiaros mucho esta vez, porque lo he leído en digital, pero a mí se me ha hecho una lectura rápida con un inicio nada introductorio y un final en su justa medida.

Desconocía completamente la pluma de la autora, pero sabía con bastante seguridad lo que me iba a encontrar. Todos hablaban maravillas de ella y era consciente de que la manera que tenía de escribir iba a ser maravillosa. Así lo ha sido, me he divertido con ella, sin ninguna incoherencia o fallos de cohesión, un vocabulario descriptivo, pero sin ser demasiado y un equilibrio entre narración y diálogo.

En conclusión, «Tras la pista que me llevó a ti» ha sido una novela diferente a todo lo que había leído, con unos toques Made in Spain que no me cansaré de repetir. Una historia cómica, con toques de intriga que te hará pasar, sin lugar a dudas, un buen rato entre lecturas más densas o cuando necesites desconectar de todo lo que te rodea.

1 comentario:

  1. ¡Hola! Del primer libro había oído hablar, aunque al ser un género que no suelo leer muy a menudo no me he animado con él. Viendo lo que comentas no creo que me anime, pero no descarto darle una oportunidad a otras novelas de la autora. Con el segundo me pasa un poco más de lo mismo, aunque me alegra ver que lo has disfrutado más.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar